alemania en 2 dias

Visitando Alemania en dos días: Dusseldorf y Colonia.

Volvimos a Alemania, uno de nuestros destinos internacionales favoritos, durante dos días en los que visitamos Dusseldorf y Colonia. Estas son las dos ciudades más importantes del estado de Renania del Norte-Westfalia y aquí les traemos nuestra experiencia.

Llegando a Dusseldorf.

Aterrizamos en el aeropuerto de Dusseldorf y sin perder mucho tiempo cogimos el tren en dirección al centro de la ciudad (Stadtmitte). Recibimos el apartamento que nos esperaba en esta interesante y bien comunicada zona y fuimos a comer. Lo hicimos en Antichi Sapori, un auténtico restaurante italiano con amable atención y buena comida.

Habíamos comprado un par de tickets de transporte público de los que duran 24 horas, imperativo cuando se está en Alemania, y tomamos esta vez el metro para ir a visitar el Classic Remise Dusseldorf. Este es un centro de autos clásicos que fue inaugurado en 2006 y alberga una variedad de negocios relacionados con el tema. La oferta incluye talleres, servicios y concesionarios, tiendas de repuestos, ropa, autos a escala, accesorios y restaurantes. Un destino obligatorio para los entusiastas de los autos, y el acceso es gratis.

El Unterbilk, Altstadt y Kö-Bogen de Dusseldorf.

Luego tomamos un bus en dirección a Unterbilk, un barrio multicultural que se encuentra en el oeste de la ciudad, a orillas del río Rin. Es conocido por su animada vida nocturna, cortesía de restaurantes y bares, además de sus tiendas.

Nosotros habíamos ido para apreciar el Medienhafen, el complejo portuario modernizado con vistosos edificios del arquitecto Frank Gehry y la Rheinturm (Torre del Rin), una torre futurista con una espectacular vista de la ciudad.

Nos pusimos a caminar por la Rheinpromenade (Paseo del Rin), un espectacular paseo a las orillas del Rin a través del cual llegamos a la Altstadt (Ciudad vieja). Aquí habíamos quedado con unos alemanes con quienes hicimos amistad a través de nuestro Instagram y nos dieron un tour por la zona. 

La Altstadt de Dusseldorf no es particularmente atractiva debido a que hablamos de una ciudad moderna, así que la atravesamos y volvimos al Stadmitte. Allí vimos el interesante Kö-Bogen, un centro comercial con el Hofgarten al frente, un jardín grande y bonito que contrasta lo natural con lo moderno.

Este es el punto de partida de la Königsallee, una de las calles más famosas y concurridas de Alemania conocida por sus boutiques de lujo, cafés, restaurantes. Aprovechamos para tomarnos algo y charlar con nuestros amigos sobre la vida.

Atardecer y cena en Dusseldorf.

De aquí regresamos hacia el Rheinpromenade pero hicimos una pequeña parada en el camino, exactamente en el Kulturbanausen im Ratinger Hof, pues nos explicaron que fue uno de los lugares en donde nació el punk en Alemania. En este lugar tocó por primera vez uno de sus máximos exponentes, Die Toten Hosen.

Nuevamente en el paseo del Rin pudimos apreciar un espectacular atardecer en medio de una alegre atmósfera. Nos despedimos de nuestros amigos pues tenían que retornar a la vecina ciudad de Essen y aprovechamos para caminar por otros lugares mientras seguía cayendo la noche. Entonces nos dio hambre y decidimos ir a cenar al Little Tokyo de Dusseldorf, la mayor comunidad japonesa de Alemania.

Teníamos una lista de restaurantes recomendados, pero estaban cerrados o a punto de cerrar, así que improvisamos y disfrutamos una espectacular cena japonesa en 1oder8. De aquí nos fuimos a dormir.

Y pusimos rumbo a Colonia.

Pero antes, el desayuno. Fuimos a un lugar en Dusseldorf que tenía en lista desde hacía años, la cafetería del barista Dritan Alsela. El lugar es agradable, el café -preparado por él mismo- estuvo excelente, pero la comida no pasó de ser bastante normal.

Tomamos el tren hacia Colonia (compramos un ticket regional de 24 horas) y llegamos justo a tiempo para el free tour que habíamos agendado. Una vez allí nos movimos por los sitios más importantes de la Altstadt de Colonia.

Empezamos por la impresionante Catedral de Colonia, también conocida como la Catedral de San Pedro: de estilo gótico, es una de las más antiguas de Alemania y más grandes del mundo. Esta catedral alberga el Relicario de los Tres Reyes Magos, del cual se cree que contiene sus restos.

Unas horas en Colonia, Alemania.

En nuestro recorrido pasamos por la Heinzelmännchenbrunnen, una fuente de agua con estatuas que representan la leyenda de los gnomos y también paseamos por el Alter Markt (Plaza del Viejo Mercado). Allí nos detuvimos un rato a apreciar las esculturas y algunas anécdotas relacionadas con la historia de la ciudad.

Seguimos por un par de sitios emblemáticos para la historia del perfume. Sí, este producto cosmético fue inventado aquí en 1709, de allí lo de “agua de colonia”. Su creador fue el italiano Giovanni María Farina.

Pasamos por el Fischmarkt (mercado de pescado), otro significativo y agradable lugar que alberga algunos de los edificios más antiguos de la ciudad.

También nos llamó la atención el Ford Fiesta dorado con Alas que tienen puesto sobre el Kölnisches Stadtmuseum (Museo de la Ciudad de Colonia), obra del artista alemán HA Schult.

Terminamos el free tour agradecidos con el chico ecuatoriano que nos había atendido. Nos dio una buena recomendación para comer y nos despedimos.

Nos sugirió una de las cervecerías representativas de la ciudad, así que fuimos a la Brauhaus FRÜH am Dom. Allí pedimos, también por recomendación del guía, la Blutwurst (morcilla). Muy bueno el plato que preparan con ella.

Como nota curiosa, en Colonia los mesoneros te sirven cerveza cuando ven tu vaso vacío y no paran de hacerlo hasta que lo indiques tapando el vaso. Además, llevan la cuenta en un posavasos que dejan en la mesa. 

De vuelta a Dusseldorf.

Para regresar a Dusseldorf tuvimos que tomar otro tren. Lo “divertido” del asunto fue que hubo un cambio de plataforma faltando un par de minutos y tuvimos que correr como los buenos. Estamos seguros de que muchos de los que estaban esperando no lo lograron. Nos acordamos un poco del desastre con los trenes que sufrimos el verano pasado por estos lares.

Nos fuimos a descansar un rato y en la noche llegaron otros amigos alemanes, esta vez de Fráncfort. Salimos a caminar un poco y encontramos buen ambiente; cenamos y charlamos.

Al día siguiente nos esperaban unas horas de carretera ya que íbamos a una boda que se celebraría al norte de Alemania, por lo cual nos acostamos temprano.

Comentarios finales sobre Dusseldorf y Colonia.

Gracias a nuestras visitas a Alemania nos estamos llevando una buena impresión de este país.

En principio podríamos decirles que estas ciudades resultaron ser más económicas, al menos para nosotros, que las de anteriores visitas en diciembre y verano pasado.  

Por otra parte y siendo esta la más importante, los alemanes tienen fama de serios y bruscos, pero les podemos decir que en general son espléndidas personas. Ellos tienen un dicho: “Ein Freund fürs Leben”, que significa que si te haces amigo de un alemán puedes estar seguro de que tendrás un amigo para toda la vida.

Hasta la próxima.

Escrito por FUShoots y editado por LastMario.

Otros destinos turísticos en Europa:

Visitando Venecia en Invierno.

Visitando Portugal en tres días: Lisboa, Sintra y Fátima.

Viajar a Budapest.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *