cordoba andalucia españa

Visitando Andalucía. Parte I: Córdoba.

Visitamos Andalucía el pasado otoño con destino a dos ciudades famosas por su patrimonio histórico y cultural: Córdoba, con su Mezquita-Catedral, y Granada, conocida por la Alhambra. Ambas ciudades florecieron durante la época musulmana y son destinos turísticos populares por su belleza e historia. Aquí les dejamos nuestra experiencia en Córdoba.

Visitando Córdoba, España.

Es este artículo les traemos nuestra visita a Córdoba, capital de la provincia homónima. Está situada a orillas del río Guadalquivir y al pie de Sierra Morena. En su época fue capital de la Hispania Ulterior Baetica y de la Cora de al-Ándalus, y llegó a ser una de las ciudades más importantes de Europa en la Edad Media.

Dejaremos nuestras andanzas por Granada para el artículo Visitando Andalucía. Parte II: Granada.

A diferencia de otros, el orden de este relato toma en cuenta el origen de los lugares y atractivos que visitamos, así que la manera en que van siendo nombrados no es cronológico.

La Córdoba musulmana.

Medina Azahara.

Medina Azahara fue una ciudad palaciega que ordenó edificar en 936 Abderramán III, el primer califa de Córdoba. Situada a unos 8 kilómetros a las afueras de Córdoba en dirección noroeste y a los pies de la Sierra Morena, fue un símbolo del esplendor del califato de Córdoba y un destacado centro cultural y artístico.

La ciudad fue dividida en dos partes: la zona palatina, donde se encontraban los edificios más importantes, y la zona residencial, donde vivían los funcionarios y los trabajadores. Fue abandonada tras la caída del califato de Córdoba en el siglo XI.

En la actualidad, el yacimiento arqueológico de Medina Azahara es uno de los más importantes de España y un destino turístico popular. Sin embargo, nos habría gustado haber encontrado todas sus instalaciones abiertas al público, un nivel superior de restauración de las edificaciones, y más información in situ.

Mezquita de Córdoba.

La Mezquita-Catedral de Córdoba es un edificio monumental que combina elementos de las arquitecturas islámica, gótica, morisca, renacentista y barroca. Fue durante siglos la mezquita más grande del mundo.

Su construcción fue ordenada por el emir Abderramán I en 784 sobre una iglesia cristiana visigoda del siglo VI. Las obras tomaron 200 años, finalizando en 987 durante el califato de al-Hakam II. En el siglo XIII los cristianos conquistaron Córdoba y la mezquita fue convertida en catedral.

La mezquita fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984 y es sin lugar a dudas uno de los lugares más impresionantes de España. Es visitada todos los días por miles de turistas de todo el mundo. Por esta razón no está de más adquirir la entrada con tiempo. Consideren también un tour guiado si están interesados en conocer más detalles.

La Córdoba romana.

Puente romano de Córdoba.

El puente romano está ubicado sobre el río Guadalquivir a su paso por la ciudad de Córdoba.

Fue construido en el siglo I a.C., durante el período romano de la ciudad, y fue su único puente durante veinte siglos hasta la construcción del de San Rafael en la década de 1950.

Se trata de una obra maestra de la ingeniería romana, construcción robusta y duradera que ha resistido con solidez el paso del tiempo. Tiene una longitud de 247 metros y está formado por dieciséis arcos, de los cuales cuatro son apuntados y el resto de medio punto. Construidos en piedra caliza, los arcos están decorados con relieves de motivos vegetales y animales.

El puente fue sujeto a dos restauraciones, una en el siglo XVIII y otra en el siglo XX. En la actualidad es un monumento protegido, símbolo de la importancia de la ciudad de Córdoba en la antigüedad y uno de sus atractivos turísticos.

Por cierto, la vista desde el puente es sumamente interesante, tanto de día como de noche, con la Mezquita como protagonista; pero si se fijan bien, a lo largo de la ribera verán algunas edificaciones en estado de abandono. Son molinos de agua que fueron construidos en diferentes épocas de la ciudad.

La puerta del puente romano.

La puerta del puente es una de las tres únicas puertas históricas que se conservan de la ciudad y se encuentra en el extremo sur del puente romano de Córdoba.

La puerta fue construida en el siglo I d.C. y originalmente formaba parte de las murallas que rodeaban la ciudad, siendo uno de los principales accesos a la misma. En la época musulmana la puerta se conoció como Bab al-Junaydín o «Puerta de los Jardines».

Fue restaurada en el siglo XX, y actualmente es un monumento protegido junto al puente romano.

Templo romano de Córdoba.

El templo romano de Córdoba es una de las muestras más importantes de la arquitectura y la cultura romanas en la ciudad. Se trata de un templo dedicado al culto imperial, construido entre los siglos I y II d.C. y que formaba parte del foro provincial junto con un circo.

Tiene unas dimensiones de 32 metros de largo por 16 de ancho y está elevado sobre un podio al que se accede por una escalinata. La fachada está compuesta por seis columnas corintias exentas, y frente a ella se situaba el altar o ara.

El templo sufrió algunas reformas en el siglo II, y fue abandonado en el siglo IV. Fue descubierto en 1951 durante unas obras de ampliación del ayuntamiento y se ha reconstruido parcialmente para mostrar su aspecto original. El templo romano de Córdoba es un bien de interés cultural desde 2007 y se puede visitar gratuitamente.

La Córdoba judía

Sinagoga de Córdoba.

La sinagoga de Córdoba es un monumento histórico y cultural que se encuentra en la calle Judíos, en el corazón de la judería cordobesa. De estilo mudéjar, fue diseñada en el siglo XIV por el arquitecto Isaq Moheb según una inscripción que se conserva en el interior. Es la única sinagoga de Andalucía y una de las tres de la época medieval que se conservan en España junto con las dos de Toledo.

Un lugar dedicado al culto hasta la expulsión de los judíos en 1492, posteriormente tuvo diversos usos, como hospital, ermita y escuela. Fue declarada Bien de Interés Cultural en 1885 y Patrimonio de la Humanidad en 1994.

Casa Sefarad.

La Casa Sefarad es un museo etnográfico y centro cultural ubicado en el corazón de la judería de Córdoba. Fue inaugurado en el año 2006 y está dedicado a la cultura y la historia del pueblo sefardí (judíos españoles).

El museo se encuentra en una antigua casa judía del siglo XIV, justo enfrente de la Sinagoga de Córdoba. El edificio fue restaurado y adaptado para albergar el museo, manteniendo su estructura original.

Cuenta con exposición permanente y organiza una serie de actividades culturales, como conferencias, conciertos, talleres y exposiciones temporales. Tuvimos la oportunidad de presenciar cantos sefardíes, una experiencia totalmente recomendada.

Caminando por Córdoba.

La Calleja de las Flores.

Es una de las calles más populares y turísticas de la ciudad. Se encuentra en el centro histórico, cerca de la Mezquita-Catedral.

Es una calle estrecha y peatonal que termina en una plaza llena de macetas de flores de colores desde donde se puede ver la torre de la Mezquita-Catedral, creando una imagen muy romántica y fotogénica.

Museo Julio Romero de Torres.

Julio Romero de Torres fue un destacado pintor cordobés que vivió entre 1874 y 1930. Se destacó por sus obras de estilo simbolista y su enfoque en la belleza y la cultura española.

El museo que lleva su nombre se encuentra en esta ciudad; fue inaugurado en 1931 gracias a la donación del edificio y la colección por parte de los herederos del pintor.

Aquí podrán contemplar una significativa muestra de sus pinturas, entre ellas la más conocida llamada «La Chiquita Piconera». También encontrarán dibujos y objetos personales.

Visitar este museo es una oportunidad para apreciar la evolución artística de este renombrado pintor y explorar la rica herencia cultural de Córdoba a través de sus obras.

Museo de Los Patios.

El Palacio de Viana, también conocido como el «Museo de los Patios«, es una muestra destacada de las arquitecturas renacentista y barroca en Córdoba.

Este bello lugar es famoso por contar con doce patios tradicionales andaluces que reflejan la arquitectura y el diseño típicos de la región.

Plaza de la Corredera.

La plaza de la Corredera tiene forma rectangular y fue construida en el siglo XVII. Recibió su nombre por las corridas de toros que solían celebrarse en ese lugar en el pasado.

A lo largo del tiempo ha tenido diversos usos y ha sido testigo de diferentes eventos culturales y sociales en la ciudad.

Hoy en día es un buen lugar para encontrarse con los amigos y beber o comer algo.

Plaza de las Tendillas

La plaza de las Tendillas se llama así porque antiguamente allí había pequeños negocios, tiendas -tiendillas- en donde se podía comprar alimentos, ropa y artesanía. En 1860 estas fueron demolidas para construir un hotel y en la actualidad es una plaza peatonal.

La plaza alberga una estatua de El Gran Capitán, Gonzalo Fernández de Córdoba, destacado militar con sendas victorias contra el Reino de Granada, y en Italia bajo las órdenes de los Reyes Católicos.

Hasta pronto, Córdoba.

Así fue este paseo en el que visitamos una de las edificaciones más importantes de España, la Mezquita de Córdoba. En la siguiente parte les hablamos de Granada y su Alhambra.

Hasta la próxima.

Escrito por FUShoots y editado por LastMario.

Una respuesta a “Visitando Andalucía. Parte I: Córdoba.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *