hellfest 2012

Clisson, población francesa cerca de Nantes con unos 6.000 habitantes famosa por… hasta el 2006, nada. A partir de ese año se empezó a celebrar anualmente el Hellfest, un festival de metal extremo cuyo cartel ha ido ganando peso , evolucionando de un enfoque netamente extremo a uno más amplio, por así decirlo, sin perder sus orígenes.

Excelente excusa para que tres amigos, separados por cuestiones del destino (la maldición que le cayó a Venezuela en 1999), se reunan en Francia. Primera escala, París. Visita expresa de un día para mí, repaso para los demás.

Si hay algo que destacar del Hellfest es la organización. Después de haber estado en unos cuantos conciertos y un par de festivales puedo afirmar con propiedad que esta gente no se anda con juegos: la puntualidad de las presentaciones no tiene paralelo, sobre todo cuando consideramos que tenían 6 escenarios, 3 activos simultáneamente, y los otros 3 preparándose para la siguiente banda.

Tomamos por costumbre llegar relativamente tarde al festival. Al estar alojados en las afueras de Nantes teníamos que realizar un viaje en carro de cuarenta minutos para ir y venir todos los días; eso sumado al cansancio que produce presenciar unas 12 horas de música en vivo, más los desplazamientos dentro del área del festival para ir de una tarima a otra-programación en mano para tratar de ver lo máximo posible complaciendo el gusto de los tres- nos obligó a prescindir de unas cuantas bandas en detrimento de las más atractivas.

Día 1.

Arrancamos el viernes con los «mexicanos» de Brujería. Este fue el día que más tarde llegamos ya que veníamos conduciendo desde París. Entrando al festival empezamos a escuchar el intro de Pito Wilson en Altar (el escenario de metal extremo) y corrimos.

Fueron 17 canciones que deleitaron al público, con sus mejores momentos en Brujerizmo y Matando Güeros. En tarima estaban los «bandidos» Jeff Walker (Carcass), Shane Embury (Napalm Death) y Adrian Erlandsson (Paradise Lost), además de los tres miembros fijos de la banda, encabezados por Juan Brujo. El sonido fue sucio y pesado, como nos tienen acostumbrados. Juan Brujo saludó a las banderas latinoamericanas presentes, entre ellas la venezolana. Setlist completo.

Después de Brujería nos relajamos un poco y aprovechamos para conocer las instalaciones del festival. Mucha variedad en comidas y buenos precios. Las ventas de merchandising estaban colapsadas, por lo que preferimos dejarlo para otro día y fuimos a algo parecido a un mercado popular de mercancía metalera. Dentro de una gran carpa se dispusieron muchos puestos de ventas de discos, franelas, correas y toda la parafernalia del género. Mucho curioso y poca venta se pudo apreciar mientras que lo que sería un problemita del festival se asomó: la lluvia. Compramos sendos ponchos y a caminar por todo aquello cubiertos con ellos.

Desde lejos vimos a Turbonegro (set list) en el Main Stage 02. No le prestamos mucha atención ya que estábamos buscando una buena ubicación para el inicio de Lynyrd Skynyrd (setlist) en el Main Stage 01 (justo al lado) Estuvimos un rato allí escuchando a los norteamericanos y nos regresamos a Altar. Se venía Cannibal Corpse (setlist)

Esta vez nos costó ubicarnos mejor, esta gente tiene una legión de fieles fanáticos por todo el mundo avalados por 24 años de carrera y tal vez las portadas de discos más polémicas de la historia. La poderosa voz de George Fisher y su constante headbanging causaban sensación. Clásicos como I Cum Blood y Hammer Smashed Face compusieron un setlist corto pero bien variado en el que presentaron Torture, su último álbum.

Al terminar Cannibal Corpse se nos complicó un poco el asunto porque se presentaban varias bandas en simultaneo que queríamos ver,así que decidimos ver un poco de cada una.

Satyricon: estrenamos Temple (el escenario de black metal) con estos simpáticos noruegos. Una banda compuesta por sólo dos miembros fijos, el cantante y el baterista, y sus complementos para los toques en vivo. No me llevo bien con el black metal pero estos tipos tienen algunas canciones muy buenas que se salen de lo típico del género como Black Crow on a Tombstone y la brutal The Wolfpack, además de que tienen una imagen un tanto más seria y rockera. Lo poco que vi me gustó hasta que empezó la sección que menos nos gusta y nos fuimos. Aquí tienen el setlist completo.

De aquí nos desplazamos al Main Stage 01 a esperar a Megadeth mientras veíamos de lejos tocar a los Dropkick Murphys en el Main Stage 02, interesante banda de punk con aires irlandeses de Massachusetts. Bien divertida su presentación. (setlist).

Arrancaron los thrasheros californianos con Never Dead de su último álbum Thirteen y un sonido no muy bueno, el peor que habíamos apreciado hasta el momento: las guitarras casi no se escuchaban. Estuvimos un rato más allí, total, a Megadeth ya lo hemos visto varias veces y tener que escucharlo con un mal sonido (como en presentaciones anteriores de la banda) no nos emocionaba mucho. Preferimos escuchar unas 4 o 5 canciones (setlist) e irnos al Altar, en donde Obituary se presentaría.

Uno de los más prominentes exponentes del death metal de Florida y encabezada por los hermanos Tardy en la voz y batería y Trevor Peres en el bajo, sus miembros originales, iniciaba su descarga de buen death metal. Un setlist de sólo 6 canciones componían su poderosa presentación.

Regresamos a los Main Stages cuando ya Megadeth estaba concluyendo su presentación y terminaban de montar el aparataje de King Diamond en el Main Stage 01. La mejor puesta en escena del festival la tendría el veterano metalero danés. Un fondo que recordaba una iglesia satánica con un pentagrama iluminado en el centro y la banda abajo totalmente enrejada.

Sin embargo, una mezcla de cansancio y falta de interés nos obligó a retirarnos relativamente rápido (nos habíamos estacionado muy lejos de la entrada al festival y sabíamos lo que nos esperaba) así que sólo escuchamos un par de canciones de su setlist.

Una larga caminata y de vuelta a Nantes. Así concluía la primera jornada del Hellfest 2012.

Día 2:

Después de una extenuante primera jornada decidimos tomar algunas acciones para poder rendir en lo que nos restaba de festival: dormir bastante, meternos un buen almuerzo, comprar una silla portátil (trileg) y finalmente, conseguir en donde dejar el vehículo lo más cerca posible. Todo se cumplió satisfactoriamente pero a un precio: no llegamos a tiempo para ver a los españoles de Avulsed.

Steel Panther estaba iniciando su presentación: glam rockers desfilaban por aquí y por allá, pero no nos interesaba verlos así que decidimos ir a hacer nuestras compras de mercadería del festival.

Casi se agotó todo el primer día, compramos lo que pudimos y nos dirigimos nuevamente al Main Stage 02 con Sacred Reich como nuestro objetivo. Los thrasheros de Phoenix han tenido una carrera relativamente discreta en la cual figura Surf Nicaragua como su disco más conocido y en el que encontramos una versión de War Pigs de Black Sabbath muy popular. Con un setlist de 8 canciones terminó su presentación sin contratiempos, pero sin gloria.

Nos movimos un poco hacia el Main Stage 01 ya que empezaba de inmediato la presentación de Uriah Heep. «Tenemos más de 40 años de carrera» le recordó a la audiencia su vocalista Bernie Shaw, audiencia que no estaba especialmente interesada en la presentación. Solo queda un miembro de los originales: el guitarrista Mick Box. Escuchamos un par de canciones del setlist y nos volvimos a desplazar.

Le tocó la hora a nuestra primera y única visita del día al Altar. «Brutal Death Metal» con énfasis en el «Brutal». Eso es lo que ofrecen los suecos de Vomitory. Una veterana banda que salió antes de tiempo a tocar y se tuvieron que regresar. Su cantante y bajista, Erik Rundqvist, tenía cara de susto. Pero sólo eso. En lo que empezaron a tocar aquello fue un prodigio de metal extremo y excelentes voces guturales. No son ningunos novatos, 23 años los avalan, pero sin duda son del underground del metal extremo. Diez agresivas canciones nos ofrecieron, deleitando a los presentes.

Para continuar con nuestros ejercicios cardiovasculares, volvimos a desplazarnos al Main Stage 01. Era el turno de Sebastian Bach. El canadiense nacido en las Bahamas, ex Skid Row y famoso por sus problemas con el alcohol ha tenido una carrera en solitario muy decente; su disco de 2007 Angel Down es bastante bueno, y cuenta con la presencia de entre otros de Axl Rose en algunas vocales y Steve Di Giorgio en el bajo, todo un lujo.

Para 2011 volvería con otro buen álbum, Kicking & Screaming, demostrando su poder vocal y capacidad para hacer música. Sin embargo, esta vez nos presentó un setlist cargado de canciones de Skid Row, una versión de PainmuseuM y solo una canción de su último disco, la homónima.

Se entiende que Bach no quiso tomar riesgos y trató de ofrecer al público canciones que no tuvieran problema en reconocer aunque el efecto no fue necesariamente el esperado: a pesar de su tremenda presencia en tarima y excelente voz, el público no estuvo demasiado animado. Sin embargo, yo disfruté mucho su recital, en especial cuando cantó 18 and Life.

En el Main Stage 02 se preparaba la presentación de Edguy, de la cual sólo escuchamos un par de canciones, por curiosidad más que todo. Este es su setlist completo. Por falta de interés en esta banda nos fuimos a dar una vuelta por el recinto del festival aprovechando que no llovió; sin embargo, empezaba a arreciar el frío. Al final terminamos con varias capas de ropa encima.

Volvimos al Main Stage 01 para escuchar algo de Within Temptation, lo cual se convirtió en una sesión de destrucción de dicha banda por parte nuestra. Una de las presentaciones más aburridas, a mi gusto, del festival.

Menos mal que después tendríamos la oportunidad de darnos una buena limpiada de oídos con lo que se ha convertido en uno de los actos de metal más importantes de la actualidad: Machine «Fucking» Head. Ollas por doquier, parejas besándose, frenesí… Robb Flynn no paraba de charlar y agradecer al público, y no era para menos: el Main Stage 02 fue una locura canción tras canción, yo en lo particular disfruté mucho con Imperium y Davidian. Este es el setlist completo.

Como nos quedamos prácticamente entre los dos Main Stages fue fácil ubicarnos bien para la siguiente presentación: Guns ‘N’ Roses. Nuestros comentarios giraban en torno a la posibilidad de que Axl llegara al evento a tiempo. Supongo que al tipo le pusieron una pistola en la cabeza porque fue rigurosamente puntual, al igual que todo en el festival.

No parábamos de fantasear con la posibilidad de que Slash se presentara, como ya lo hizo Duff en algún momento (fruto de la casualidad Axl y Duff se quedaron en habitaciones conjuntas en un hotel durante una gira de Guns y una cosa llevó a otra.)

Esta presentación fue una desilusión total: el sonido al principio fue bastante malo, las guitarras prácticamente no se escuchaban. A medida que avanzaban iba mejorando, el problema es que el setlist estuvo lleno de canciones del Chinese Democracy (una mierda de disco), solos y versiones que aburrían en grande.

La cara del público lo decía todo. Alrededor nuestro se fue prácticamente la mitad del público. Cosa que eventualmente hicimos nosotros, a pesar de que contamos en nuestras filas con un gran fan de la banda. Obviamente, nunca apareció Slash.

Aún nos quedaba un as para el día. Los black metaleros polacos de Behemoth se presentaban en el Temple, nuestra única incursión del día a este escenario. A última hora se salvó el sábado de Hellfest para nosotros, y de qué forma.

Después de haber visto algunas bandas del género, podría afirmar que estos tipos están en otro nivel en todo aspecto. Musicalmente son excelentes, su técnica es depurada y el show en tarima es escalofriante. Los black metaleros tratan de asustar, estos lo consiguen.

Si no los han escuchado o visto, háganlo. En Youtube hay unos cuantos videos en vivo. Rara vez se ven tantas caras concentradas en lo que veían y escuchaban de un show.

Aquí les dejo su setlist completo. Cierre con broche de oro para un día que no estuvo a la altura de las expectativas.

Por cierto, después del impacto que Behemoth causó en nosotros empezamos a usar la palabra en prácticamente todo lo que conversábamos: ¡He dejado un Behemoth en el baño!, ¿Qué Behemoth haces? y bellezas gramaticales por el estilo.

Día 3

Para no perder la costumbre llegamos más tarde de lo que hubiésemos querido y no vimos Brutal Truth, una banda relativamente difícil de conseguir en vivo. Nos perdimos también a Zakk Wylde y su Black Label Society, aunque no teníamos tampoco muchas ganas de verlos.

Empezamos la jornada con Blood Red Throne en el Altar. Death metal de Noruega; sí, el país nórdico ofrece algo más que black metal (sin olvidar a A-Ha). La música no está mal, las vocales tampoco, pero tienen un par de detalles: son un poco más de lo mismo y no tienen una imagen cohesionada: cada quien pareciera que anda en su rollo empezando por uno de los guitarristas, un auténtico imitador de Dimebag Darrell. Sin embargo, los tipos se dan duro. Como anécdota pudiera contarles que el otro guitarrista, con una pinta de supremacista blanco que no se la quita nadie, presenció el show de Vomitory el día anterior al lado de nosotros. Este es el setlist del show.

Antes de terminar esta presentación nos desplazamos al Main Stage 02 en donde se terminaba de presentar Wall of Jericho, banda que no me gusta para nada pero que por lo visto tiene su público. Los vimos de lejos porque pronto se presentaría Hatebreed en el Main Stage 01. Estos representantes del Metalcore suelen sonar muy bien en los discos pero en vivo me defraudaron un poco.

En este escenario nos percatamos de que más de una banda no sonó como era de esperarse, posiblemente por algún detalle que complicaba la ingeniería. Uno sin duda era el viento, pues cuando venían fuertes ráfagas el sonido se perdía. Este fue su setlist.

Sin movernos demasiado y desde lejos, ya que ese día prácticamente no nos alejamos del Main Stage 01 y 02, vimos DevilDriver, otros americanos que al igual que Hatebreed se dan duro. Este es su setlist.

No nos movimos porque en donde estábamos se preparaba la legendaria Blue Öyster Cult. 45 años tiene esta banda encabezados por el único miembro original que queda: el guitarrista líder y vocales Buck Dharma.

Con solo dos años menos en la banda lo apoyó en las guitarras el vocalista principal Eric Bloom. Los demás miembros tienen muchos menos años con ellos, pero no dejaron de impresionar como el guitarrista Richie Castellano, quien fue el que más se destacó en la tarima.

La presentación arrancó con la gente un tanto apagada, ¿Quiénes son estos tipos? se habrán preguntado algunos. Pero a medida que avanzaba la relativamente corta presentación más y más gente se animaba, encontrando que esos fraseos de guitarra y coros los habían escuchado alguna vez.

Tocaron lo que tenían que tocar: Burnin’ For You fue la segunda canción del setlist, Godzilla la sexta, (Don’t Fear) The Reaper la octava y el encore, con la que cerraron, See You In Black. Excelente presentación de buen rock ‘n’ roll sin muchas pendejadas.

Volvimos la vista nuevamente hacia el Main Stage 02 para apreciar la presentación de Trivium. Liderados por el mitad japonés, mitad americano-irlandés y único miembro original de la banda Matt Heafy (además fue uno de los capitanes del Roadrunner United cuando sólo contaba con 19 años y participó junto a su compañero de banda Corey Beaulieu en la canción In the Fire, cantada por King Diamond en la que sin duda fue la mejor pieza de ese Todos Estrellas) Heafy es un buen frontman: habla continuamente con el público y transmite una energía especial. 10 canciones componen el setlist de estos representantes del metalcore de la Florida.

Mientras tanto, en el Main Stage 01 se venía uno de los mejores actos del festival: los famosos, tanto por su música como nivel de destrucción, Mötley Crüe. Arrancaban con Wild Side. Un escenario más sencillo a lo acostumbrado en sus presentaciones, un par de chicas con poca ropa en tarima y rock ‘n’ roll. Vince Neil está en relativamente buena forma y sus vocales dieron la talla, Mick Mars dio cátedra con su guitarra, Nikki Sixx hizo su trabajo en el bajo y el popular Tommy Lee hizo su particular show detrás de la batería con su maquillaje a lo Kiss robándose las cámaras. En paralelo unas chicas se subieron al techo de uno de los puestos de venta y entre humo bailaban logrando que más de uno perdiera atención de la tarima.

Tocaron sus grandes éxitos, en lo particular disfruté mucho Too Fast for Love, una de mis canciones preferidas de ellos. Lograron mover en gran forma al público, a veces un poco hostil durante el festival con las bandas más «populares» y menos extremas con canciones como Dr. Feelgood y Girls, Girls, Girls. Este es el setlist completo de la presentación de una banda un tanto desconocida y menospreciada por mí hasta no hace mucho y que con ese recital confirmé lo equivocado que estaba. Me gustaría volver a verlos fuera de un festival para apreciar el show completo, incluyendo lo que hace Lee en la batería.

Sin movernos volteamos nuevamente la mirada hacia el Main Stage 02, ya de noche y con una pertinaz lluvia que nos acompañó la mayor parte del día, donde salió Slash con su banda. Los había visto hacía poco más de un año en Caracas, así que la lejanía a la tarima no me preocupó. Con un setlist de trece canciones en las que se colaron piezas de las diferentes bandas en las que tocó (a excepción de Slash’s Snakepit) y cerró con Paradise City para deleite de los festivaleros. La banda estuvo a la altura con un excelente Myles Kennedy al frente.

Ahora se venía el momento del festival tan esperado para mí, ya con unas birras en la cabeza (tranquilos: teníamos conductor designado) luces fuera, un corto video de presentación y acción: se daba inicio a Ozzy Osbourne & Friends (recordemos que en un principio sería Black Sabbath, pero ante los problemas de salud de Tony Iommi tuvieron que cancelar dejando sólo a Ozzy y algunos invitados especiales).

Setlist un tanto corto, Ozzy se excusó con su estado de salud un tanto debilitado, aunque pienso que la verdadera razón es que su voz ya no está para estos trotes, hecho que empeora al considerar el clima del día: lluvia con frío.

Arrancó el show con su banda actual y Bark at the Moon, seguido por Mr. Crowley, Suicide Solution, Shot in the Dark y Rat Salad (de Black Sabbath); puro lomito, como dirían en Venezuela. La emoción para mí fue grande al por fin y después de tantos años poder ver en vivo a uno de los que inició todo esto.

Antes de empezar el recital se observaban unos amplificadores al fondo con el logo de Black Sabbath, garantía de que algo de eso tendríamos en vivo, y así fue. Geezer Butler apareció en tarima a continuación junto a Slash para tocar Iron Man, War Pigs y N.I.B.

A pesar de los años Butler se sigue dando duro en tarima, todo un lujo para nuestros sentidos. Se fueron Slash y Butler para darle paso al corpulento Zakk Wylde con Crazy Train. Todos regresaron para cerrar en el encore con Paranoid. No hubo momento de descanso en esa corta presentación, fue tan trepidante que el tiempo se me pasó en un tris. Momento inolvidable
Ya con lo que se podría llamar una resaca musical, porque todo lo que podría venir después era insignificante, vimos desde lejos y aun celebrando el show de Ozzy a Lamb Of God. Este fue el setlist.

Después nos desplazamos por primera vez a Temple en donde vimos un poco de la presentación de los black metaleros noruegos Dimmu Borgir. Este fue su setlist.

Extenuante pero satisfactoria jornada. Los del Hellfest 2012 se dejaron lo mejor para el último día en una experiencia que tarde olvidaré. Un abrazo a mis compañeros de aventuras musicales. Cada uno tomó su rumbo, hasta la próxima.

Escrito por FUShoots. Edición de texto por Lastmario.

Otros Hellfest a los que hemos ido:

Hellfest 2013

Hellfest 2014

Hellfest 2015

Hellfest 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *