hellfest2013

Un año y cuatro días pasaron desde el domingo del pasado Hellfest. Haciendo un reconocimiento del lugar, como buenos soldados del metal, no tardamos en experimentar la sensación de que ese poco más de un año sólo fue un instante, como si lo vivido en ese transcurrir de tiempo fuera un preámbulo para lo que estábamos por seguir disfrutando. Aquí estamos nuevamente.

No confiamos en el supuesto aumento de inventario de mercaderías (el año pasado compramos de lo que quedaba el sábado), así que nos dirigimos a hacer cola en las tiendas. Las franelas este año no nos gustaron mucho, para ser honestos, pero es casi una obligación marcharse de allí con al menos una.

En esta edición Hellfest siguió manteniendo su línea de ofrecer opciones cada vez más variadas para el público dentro de un marco de rock duro, metal, punk y tendencias extremas. A nivel de locación sólo hicieron un cambio notable: The Warzone, la tarima destinada para los shows más punk y hardcore la alejaron un poco más del resto. Hay que mantener lo más alejados posible a los punketos de los metalheads ja ja ja.

Este primer día de festival, bien retro, arrancó para nosotros con la banda de heavy metal inglesa Saxon. El inagotable Biff Byford (voz) y Paul Quinn (guitarra) nos trajeron su buen show de 50 minutos con sus canciones más populares (setlist). Particularmente disfruté mucho la interpretación de Princess of the Night, una de mis canciones favoritas de la banda. A veces uno se pregunta por qué Saxon no fue más , pero así son las cosas en el mundo de la música.

Nos tomamos un descanso esperando el siguiente show que nos interesaba: Europe. Con una alineación que se ha mantenido casi constante desde su éxito en los 80s y el cantante Joey Tempest a la cabeza, esta excelente banda sueca está, lamentablemente, marcada por ser prácticamente una one-hit wonder band. Final Countdown, su mayor éxito, fue la canción más esperada, y coreada, del repertorio (setlist) quedando el resto como intro para el momento del conteo final. Sin embargo, Europe es muy buena banda, aunque tal vez ya a estas alturas es más apreciable en un recinto más cómodo para su público más entrado en años.

Sin prácticamente movernos, simplemente girando nuestra orientación hacia el otro Mainstage, arrancó Testament. No es la primera vez que los veo en vivo y la sensación es siempre la misma: no sé cuál criterio usan para escoger las canciones que tocan en vivo (setlist). Obviamente hay clásicos como Into the Pit, Practice What You Preach y D.N.R. pero también tienen unas cuantas excelentes canciones que dejan por fuera (Trial of Tears, Return to Serenity y Low), pero bueno, supongo que prefieren un show más lleno de energía. Banda un peldaño por debajo de los Big Four del Thrash a pesar de contar con el gigantón Chuck Billy en la voz y al virtuoso Alex Skolnick en la guitarra. Definitivamente no son mis thrashers favoritos.

En una onda de absoluta comodidad, simplemente nos desplazamos lateralmente hacia el otro Mainstage. Twisted Sister estaba por arrancar. Estos panas de New York tuvieron una carrera relativamente corta que no superó los 80s y sólo han vuelto algunas veces en forma de reunión. De esos 80s quedaron 5 discos en estudio, volviendo a grabar uno más en 2004. Dee Snider, el vocalista, es todo un personaje. Cada vez que lo entrevistan es un deleite por su honesta y muy clara forma de hablar, adquiriendo notoriedad por aquella famosa intervención ante el senado en 1985 defendiendo al rock de un sistema de etiquetas para los discos que le querían imponer. Aquello no procedió y sólo surgió la famosa etiqueta «Parental Advisory: Explicit Content». Dee se ha mantenido trabajando en radio, escribiendo libros y actuando. Su esposa desde hace 32 años, Suzette, una bellísima M.I.L.F. la podíamos ver de primera en el backstage animando a la banda. Por cierto, antes de que lo pregunten, Dee salió sin maquillaje, pero eso si, aún conserva su gran melena, la cual durante la presentación aclaró es suya, no una peluca. Supongo que lo del maquillaje responde a que sus compañeros de banda están usando atuendos más serios. Me parece muy bien, hay que saber madurar con dignidad y ellos deben estar claros en que ya en 2013 nadie los va a ir a ver tocar por sus estrafalarias pintas de los 80s. El show fue excelente, Dee es uno de los grandes frontmans de su época y se mantiene en excelente forma física y vocal. En el setlist estaba todo lo que debíamos esperar. Con We’re Not Gonna Take It, su mayor éxito, la banda no tuvo complejos en entretenerse un poco, invitando al público a hacer el coro una y otra vez. Fue tan divertido el momento que ya habiendo terminado la canción el público espontáneamente volvió a hacer el coro a lo cual la banda respondió poniendo la música. En lo personal disfruté mucho cuando tocaron Burn in Hell, una de las piezas que más me gusta de ellos y que se aparta un poco de su ámbito festivo. Cerraron con el cover de The Rolling Stones It’s Only Rock ‘n’ Roll (But I Like It)

Definitivamente el primer día fue el de los Mainstage. Volvimos a desplazarnos un poco para ver el show de Kreator. Con un fondo de escenario poco menos que espeluznante (la portada de su último disco, Phantom Antichrist) los thrashers alemanes se dieron duro como suelen hacerlo. Mille Petrozza (voz) y Jürgen Reil (batería) son los únicos miembros originales que se mantienen. Dentro del pesado setlist disfruté Hordes of Chaos (A Necrologue for the Elite) del disco homónimo de 2009.

Llegó la hora de dividir presentaciones. En el Mainstage de al lado empezamos a ver Whitesnake. Ya los había visto en Caracas hace un par de años acompañando a Judas Priest y la sensación fue la misma: muy buena banda, buen show, no me gusta la voz de Coverdale. Vimos aproximadamente la mitad del setlist y nos desplazamos por primera vez del Mainstage con destino a The War Zone, allá nos esperaba el hardcore de Agnostic Front (otra banda que vi hace unos cinco años). Tuvimos el suficiente tino de llegar justo antes de que empezaran a tocar Gotta Go. Por estos lados la cosa era más caótica, con mucho menos espacio y público más violento, no era tan fácil ubicarse como en los mainstages, sin embargo pudimos acomodarnos y disfrutar del buen show de esta gente. Cerraron con el cover de los Ramones Blitzkrieg Bop. Aquí pueden ver todo lo que tocaron (setlist).

Cuando terminaron fuimos a visitar por primera vez en esta edición The Temple, dentro de la carpa maldita de death y black metal. El objetivo: los noruegos Carpathian Forest. Banda totalmente desconocida para mí, estábamos allí por sugerencia de uno de los compañeros de viaje, fan del Black Metal. Este es el setlist aproximado del cual apreciamos una buena parte y nos volvimos a ir al Mainstage.

Por allí se venía Def Leppard, el headliner del día. Emocionado dever por primera vez a los estos rockeros británicos, relativamente marcados por la tragedia (la nueva es que Vivian Campbell tiene cáncer y está notoriamente disminuido en su físico), trajeron un setlist en donde tocaron el disco Hysteria por completo, lo cual no fue necesariamente bueno. Won’t Get Fooled Again de The Who fue la cortina previa para el show que arrancó con buena energía pero que poco a poco fue apagándose. Fue tanto así que nos llegamos a ir sin terminar de verlo. Me llevé la impresión de ver una banda un tanto fría, se sentían aislados unos de otros en la tarima. Definitivamente no fue la experiencia que esperaba. A nivel deimágenes, luces, voz y sonido no tengo quejas.

Fuimos a relajarnos un rato y después nos desplazamos nuevamente al Warzone para ver un poco de Sick of it All, otro de los pioneros del hardcore junto a Agnostic Front. Regresamos al área principal para ver nuestra primera presentación en el Altar de este festival: Six Feet Under, la banda de Chris Barnes, uno de los fundadores de Cannibal Corpse. Este fue el setlist aproximado en donde destaca la última canción, el clásico Hammer Smashed Face. Una buena perolera para despejar los oídos después de un día cargado de rock duro, pero no tanto.

Jornada extenuante. 11 bandas, favorita del día: Twisted Sister.

Segundo día de Hellfest.

Luego de una agotadora primera jornada descansamos y logramos reunir fuerzas para poder salir del hotel a comer algo sustancioso que nos diera energías para poder afrontar este nuevo día del Hellfest 2013.

En un principio dimos por descartado ver a Skindred, se presentaban a las 10:30. Después el asunto lo llevamos hasta P.O.D. a las 12:50. Pero lo de que verdad lamentamos fue perdernos a Coal Chamber, banda sobre la cual teníamos mucha expectativa, y que sólo alcanzamos a ver desde lejos cuando apagaban las luces de su mainstage. No calculamos que el sábado de Hellfest suele ser el más concurrido y que se generaba mucho tráfico en Clisson, pueblo del festival.

Llegamos justo para ver a 3 Doors Down bajo una ligera lluvia. La conclusión fue que la banda de Kryptonite ni remotamente cuadraba en este festival. Su estilo y presencia, todo muy edulcorado, no animó para nada. Lástima que el orden con Coal Chamber no fue invertido. Supongo que el hecho de que 3 Doors Down tenga más caché influyó en la decisión. Tal vez en otras circunstancias habría sido más entretenido verlos en vivo. En el otro Mainstage se presentaban los australianos de Parkway Drive, pero no les prestamos mucha atención y nos relajamos un rato.

A las 17:05 arrancaba en el Mainstage 01 la banda de Phil Anselmo, Down. Esta sería la primera vez que veríamos a Anselmo en tarima durante el festival, pero no la última. Esta fue una presentación que personalmente disfruté mucho. Fuera del hecho de que Anselmo es de los mejores frontman del metal, este supergrupo se desempeña muy bien en su poco convencional estilo. Down son, unidos por su ciudad de origen New Orleans y una amistad de años, Anselmo en la voz, Pepper Keenan (Corrosion of Conformity) guitarra, Kirk Windstein (Crowbar) guitarra, Jimmy Bower (Eyehategod, Crowbar) batería y Pat Bruders (Goatwhore, Crowbar) bajo. Considero su primer disco, NOLA, una auténtica joya; es tan bueno que ha puesto el listón demasiado alto para lo que han grabado después. De allí tuvimos la oportunidad de escuchar Eyes of the South, Lifer, Pillars of Eternity, Hail the Leaf, Losing All, Stone the Crow y Bury Me in Smoke. (Setlist) En esta última se montaron varios artistas, entre ellos Newsted y Matt Pike (Sleep) para terminar la canción.

Al terminar Down nos desplazamos al Temple para ver un rato de lejos el black metal de los griegos Rotting Christ. De allí fuimos a comer algo para prepararnos y retornar al Mainstage. Se venía Accept. De la tierra de las tijeras Barrilito (Solingen, Alemania), estos alemanes hicieron una presentación impecable, excelente, brutal. Ya no está Udo en la voz, se volvió a retirar de la banda luego de una breve reunión en 2005. En su reemplazo está el norteamericano Mark Tornillo quien lo hace muy bien. De los miembros originales quedan Wolf Hoffmann (el calvo) en la guitarra y Peter Baltes en el bajo. La presentación tuvo un setlist bien variado entre clásicos y canciones más recientes, demostrando que no son una banda que vive de glorias pasadas y se mantienen vigentes haciendo muy buena música. Arrancaron con Hung, Drawn and Quartered (castigo en el siglo XIV en Inglaterra para los que cometían alta traición) de su último disco, Stalingrad, del cual seguirían con la canción homónima a la placa. No tardaron mucho en empezar con los clásicos: Restless and Wild, Breaker, Princess of the Dawn (¡vaya pieza!) y Losers and Winners. Luego seguirían con un par de canciones del Blood of The Nations de 2010, Pandemic y Teutonic Terror (brutal) con otro clásico entre ambas: Metal Heart. Ya para finalizar, y sabiendo que no podía faltar, Balls to the Wall y Fast as a Shark, canción en la que Phil Anselmo acompañaría a Tornillo en las vocales. Ya van dos veces que nombro a Anselmo. Fue curioso ver entre el público a un skater (fugado de la Warzone) disfrutando como nadie este concierto demostrando que más allá de los gustos, géneros y formas de entender el rock, siempre hay coincidencias y al final todos somos la misma gente.

Nos quedamos en donde estábamos y con un poco de escepticismo esperábamos a Papa Roach. Ya los habíamos visto cuando vinieron al Pop Festival en Venezuela y no nos gustaron mucho. El resultado esta vez fue totalmente diferente. Un show más coherente, una excelente selección de canciones (setlist) y Jacoby Shaddix (voz) más claro en lo que hacía. Sin duda la madurez les ha venido muy bien. Desde aquella vez sólo el baterista es otro ya que uno de los fundadores, Dave Buckner, se retiró de la banda en 2007 y desde entonces Tony Palermo (Pulley) hace el trabajo. Sin duda fue grato este inesperado disfrute y volver a cantar después de bastante tiempo, años diría yo, Last Resort.

Desplazándonos a nuestra derecha para tener una mejor visual, se venía uno de los «pesos pesados» del festival, la legendaria ZZ Top. Los nativos de Houston, Texas tienen ya 44 años, sí, 44 haciendo música de forma ininterrumpida. Hoy en día pocos pueden decir eso. Con la pantalla gigante de fondo, sólo activa para las bandas más importantes de cada día, arrancaron a tocar los simpáticos barbudos vestidos con sus galas texanas con Got Me Under Pressure de su álbum clásico Eliminator. Seguirían con las canciones del Tres Hombres Waitin’ for the Bus y Jesus Just Left Chicago, volverían al Eliminator con Gimme All Your Lovin’. Seguirían con algo «más reciente» Pincushion del Antenna de 1994 y algo nuevo, I Gotta Get Paid y Flyin’ High del La Futura de 2012. Parece que el tiempo no pasa por estos tres tipos. Un paréntesis con una versión del gran Jimmi Hendrix, Foxy Lady, acompañada con unas fotografías de miembros de la banda con el guitarrista, a manera de recordatorio de que no estábamos viendo a cualquier bandita. Siguieron con My Head’s in Mississippi de Recycler y Chartreuse de La Futura. Ahora vendría la parte más popular del setlist con Sharp Dressed Man, el superéxito Legs, Tube Snake Boogie, un medley de La Grange, Sloppy Drunk y Bar-B-Q y terminaron, como no podía ser de otra forma, con Tush. Un show inolvidable para muchos, incluyéndome, un privilegio ver a esta banda a la que no le deben quedar ya muchos años de actividad.

Esta vez no nos desplazamos para mantener nuestra buena ubicación, así que vimos a Bullet for My Valentine de lejitos. Este fue el setlist de los galeses.

El instante esperado por la gran mayoría de los que asistieron sólo por este día había llegado, «The Hottest Band in The World» Kiss se presentaba en Hellfest. El show fue similar al que pude apreciar cuando vinieron a Caracas en el año 2009, mucha pirotecnia y fuego, plataformas que se elevan, Paul Stanley volando sobre el público y Gene Simmons y su acto «sangriento». Hubo un detalle, me gustó más el setlist en Caracas, más enfocado a sus grandes éxitos, que el que tocaron ahora en Clisson (setlist) Sin embargo fue, como siempre, un deleite verlos en escena.

Nos tocó dividir presentaciones. Arrancamos con Korn, por estar más cerca y empezar unos minutos antes. Tenía dos experiencias previas con Korn, la primera muy buena (con el line up original y tocando lo mejor de su mejor época) y la siguiente no tan buena, ambas en Caracas. Nos quedamos a verlos y fue bueno lo que vimos. Decidimos que a la primera canción de su nuevo estilo dubstep nos iríamos; nada en contra del género, simplemente no nos gusta tanto como el primer Korn y estábamos apretados de tiempo. Según esto vimos las primeras cinco canciones del setlist, ¡excelente! Blind, Twist, Chi, Falling Away Fron Me, Dead Bodies Everywhere pusieron a todos a moverse. Se agradece el retorno de Head a la guitarra. Por cierto, la única baja de la alineación original (el baterista David Silveria) ha vuelto a tocar; ahora está en una banda llamada Infinika que no está nada mal, por cierto.

Agarramos nuestras cosas y nos fuimos a la Warzone, donde los veteranos del punk Bad Religion estaban en plena presentación. Llegamos justo antes de que empezaran a tocar la excelente 21st Century (Digital Boy) del disco Against the Grain de 1990, el cual salió al mercado poco después de una primera reunión de la banda. Escuchamos unas seis o siete canciones más del setlist y nos largamos al Altar.

La banda de death metal de Tampa, Florida Morbid Angel se presentaba, encabezados por el guitarra y fundador Trey Azagthoth. Le acompañan en el bajo y como frontman David Vincent, y en la batería Tim Yeung, quien le hace el quite al operado Pete Sandoval desde hace un par de años. Esto tocaron (setlist), sólo alcanzamos a ver un poco de la parte final del show.

Así finalizó el segundo día de Hellfest. Nuevamente alcanzamos a ver once bandas. Favorito del día: Accept.

Último día de Hellfest.

A pesar de que el domingo se quedó sin un headliner bien definido ante la cancelación de Aerosmith, fue tal vez el día que más disfruté a pesar de un clima bien extraño: mucho frío, con pequeños ratos de calor en la tarde, lloviznas esporádicas, cansancio acumulado y unas cuantas bandas poco trascendentes.

Nos hubiera gustado ver a los madrileños de Haemorrhage, pero las 11:05 son prohibitivas para nosotros en Clisson. Tampoco pudimos ver Prong a las 12:50. Llegamos alrededor de las 15 con los canadienses de Danko Jones (o Dan Kojones como le decía yo) en plena presentación. No nos gustó mucho pero sí nos causaron gracia las pendejadas que decía el cantante.

Nos quedamos en la zona del Mainstage en donde de lejos vimos a los franceses de Mass Hysteria, cuya propuesta tampoco nos emocionó mucho. Seguía la banda de Newsted (supongo que Jason no necesita mayor presentación, esta es la web de su nueva banda) Lo acompañan en la batería Jesus Mendez, Jr. y los guitarristas Jessie Farnsworth y Mike Mushok (de Staind). Tocaron (setlist) las cuatro canciones de su EP (llamado Metal), cuatro canciones nuevas de lo que será su primer álbum y cerraron con un cover de Metallica: Whiplash. La banda se apalanca fuertemente de el nombre de Jason Newsted en este mercado, pero tienen un estilo propicio en vivo. Tiempo al tiempo, pueden surgir cosas buenas de aquí.

En el otro Mainstage arrancaban los canadienses Voivod. No les prestamos mayor atención, lo poco que escuchamos no nos gustó mucho así que fuimos a pasear, merendar, etc. Chequeando su setlist podemos notar dos interesantes detalles: hicieron un cover de Astronomy Domine de Pink Floyd (con Phil Anselmo) y concluyeron con la canción Voivod con Newsted. Recuerden, Newsted tocó alguna vez en esta banda.

Volveríamos a los mainstages para la presentación de Gojira. Los franceses de Bayona se presentaban en su patio y el público les ofreció su calor (de la naturaleza nada, sólo frío y más frío) Tenía bastante expectativa por ver a esta banda, para mí uno de los actos de metal más interesantes surgidos en los últimos años, aunado al hecho de ser franceses, un país con pocos representantes en el género. Sonaron como me lo esperaba: duro, pesado, crudo… muy bien. El público respondió con las ollas más movidas de todo el festival. Tocaron de todo (setlist) abriendo con Explosia, el primer track de su último disco L’Enfant Sauvage, siguieron con Flying Whales, Backbone (excelente pieza) y The Heaviest Matter of the Universe del From Mars to Sirius. Volvieron al último disco con el L’Enfant Sauvage y tocarían seguidamente del álbum The Link Connected, Remembrance y Wisdom Comes. Se relajarían un poco las cosas al intercambiar instrumentos entre el voz-guitarrista y el baterista para hacer un jam. Posteriormente tocarían Fire is Everything de su primer disco Terra Incognita, Oroborus del The Way of All Flesh y cerrarían el toque con Where Dragons Dwell del From Mars to Sirius. A pesar de dirigirse al público mayormente en francés también se acordaron de los demás en inglés, incluyendo un muchas gracias con acento español. Excelente presentación.

Nos quedamos un rato en el Mainstage porque de nuevo tocaba dividir presentaciones. Vimos un par de canciones de Symphony X (setlist). Me gustaría verlos nuevamente, pero bien sentado para poder apreciar el virtuosismo de estos tipos. Nos moveríamos rápidamente a la carpa maldita en donde Dark Funeral se presentaba en el Temple. Más por curiosidad que otra cosa los vimos un rato y nos largamos a Valley para ver el show que había preparado Down para cubrir la ausencia de Clutch (cancelaron su gira europea por un problema familiar). Nos esperaba un espectáculo mayormente compuesto por covers de las bandas en las que han participado sus integrantes. Cuando llegamos ya habían tocado material de Down, Eyehategod y Crowbar, teniendo el tino de llegar justo antes de que empezaran a tocar un par de canciones del magnífico disco Deliverance de Corrosion of Conformity ¡Menuda sorpresa! Escuchamos Clean My Wounds con Jason Newsted y Albatross, un par de excelentes piezas que no tenía esperanzas de ver tocar algún día en vivo. Se vendría un par de canciones más y cerraron con su particular versión de Walk de Pantera. Nos quedamos con ganas de más.

Regresamos al mainstage para ver un poco de Stone Sour, la banda de Corey Taylor y Jim Root de Slipknot y en donde también destaca el baterista Roy Mayorga quien pasaría por bandas como Soulfly, Amebix, Nausea y Dave Navarro entre otros. Este fue el setlist en donde encontramos un par de covers: Nutshell de Alice in Chains y Children of the Grave de Black Sabbath. Un rato antes de que terminara Stone Sour nos fuimos al Valley nuevamente, venía la presentación de Danzig (quienes habían intercambiado hora y locación con Ghost).

Teníamos una gran ilusión por ver a Danzig y su show Legacy, sin embargo no sabíamos qué nos íbamos a conseguir. La posibilidad de un mal show estaba allí, tal vez Danzig no tendría voz o nos traería alguna de sus pataletas de excéntrico rock star. Todo un ejército de gente ha tocado en esta banda en donde la única constante es Glenn. Tommy Victor de Prong en la guitarra es el más antiguo. Les acompañan Johnny Kelly de la extinta Type O Negative en la batería y Steve Zing de Samhain en el bajo. El setlist se inició con fuerza con SkinCarver del Circle of Snakes. Sin perder mucho tiempo arrancaron los clásicos con la magnífica Twist of Cain y Am I Demon del Danzig I. Seguiría la poderosa balada Blood and Tears del Danzig II y Do you Wear the Mark y Dirty Black Summer del Danzig III. Aquí pararía el concierto por unos instantes para la presentación de Doyle, el gigante culturista y guitarra original de Misfits. La locura se apoderó del público, eso sólo podía significar una cosa: ¡Misfits! Y así fue, una tras otra vinieron Death Comes Ripping, Vampira, I Turned Into a Martian, Skulls, Astro Zombies y Last Caress. Mientras tanto adivinen quién estaba tras bastidores tomando y fumando: Phil Anselmo, disfrutando como cualquiera de nosotros. Danzig de vez en cuando le mandaba una mirada cómplice notoriamente agradecido por la presencia y ánimo que le daba a la banda… también les dio algún jalón de vez en cuando de lo que estaba fumando. Paró el show para el primer encore compuesto por dos canciones del Danzig I, vaya par de piezas: Not of This World y la infaltable Mother. Volvieron a parar pero los gritos del público hicieron que el segundo encore fuera una necesidad. Volvió a salir Doyle para tocar Bullet y rematar con el himno Die, Die My Darling, canción cantada a rabiar por el público, es probable que todos tengamos alguien a quien dedicársela con cariño. Glenn Danzig está en forma, su voz le responde, si tienen ocasión de verlo no lo duden ni por un instante. Este fue uno de los momentos más emotivos para mí de este festival.

Caminaríamos nuevamente hasta el mainstage y sentimos la necesidad de llevarnos la camiseta oficial del tour de Danzig y así lo hicimos. Luego nos acomodamos para ver las que serían nuestras últimas dos bandas del día y festival. Primero, Volbeat. Los daneses cuentan en sus filas con Rob Caggiano, guitarra de Anthrax. Presentan uno de los estilos más originales y complicados de definir de la escena metalera actual. Ellos dicen que tocan Elvis Metal, queda a juicio de cada quien juzgar que rayos es lo que toca esta gente, sin embargo es un acto bien entretenido y divertido compuesto por el siguiente setlist de canciones, destacando el acompañamiento en las voces de Barney Greenway de Napalm Death (banda que se presentaría más tarde) en la canción Evelyn. Veríamos una parte del concierto en su mainstage y otra parte en el otro mainstage para tomar buena posición en el siguiente show.

Para finalizar el día y el festival tendríamos uno de los actos más originales de hoy en día: Ghost. Estos suecos a los que supuestamente no se les ha visto la cara en público están encabezados en la voz por el Papa Emeritus II (disfrazado de papa con una máscara de calavera) y en los instrumentos los cinco espíritus malignos sin nombre «Nameless Ghouls» (ataviados de monje y máscara negra). El setlist arrancaba con los sonidos de la canción Masked Ball de Jocelyn Pook y del soundtrack de Eyes Wide Shut (Se pueden imaginar en que parte de la película la usan). Pensándolo bien no es descabellado pensar en una gran influencia de la película sobre la imagen que proyecta Ghost, ¿Se inspirarían en ella? Es probable. Sería bueno saber de donde sacó la idea inicial Stanley Kubrick. Según me contaron mis compañeros que ya habían visto a Ghost, antes usaban un botafumeiro y hacían un ritual con vírgenes; ahora bajo contrato con Universal pareciera que las cosas se suavizaron un poco, tanto musicalmente como en lo que a imagen se refiere. Su sonido (y lo satánico) me recordaron directamente a Mercyful Fate. Blue Öyster Cult se siente también, sobre todo en la voz. Llegué a esta presentación con más expectativa por la imagen de la banda que por la música y salí convencido de ambos. A partir de hoy les dedicaré más espacio en mi reproductor. Para terminar, en el backstage se veía a unos cuantos artistas disfrutando el show, entre ellos Caggiano de Volbeat y claro está, Phil Anselmo, esta vez armado con una jarra de cerveza (aprox. 1,5 lts.) en una mano y una botella de quien sabe qué en la otra, estaba que se metía en el escenario excitado con el show. Ya quedaba relativamente poca gente en el sitio; después de tres días de festival y el lunes laboral por delante, más de uno se fue temprano a casa, lástima por ellos que no presenciaron este excelente show.

Doce bandas vimos este último día de Hellfest con Danzig como el mejor show. Phil Anselmo, seguido de Jason Newsted, se dejaron ver, indicativo de que fueron allí no sólo a tocar sino también a disfrutar de un buen festival europeo de metal, algo que no tienen en casa.

Saliendo ya del festival el público agradecido gritaba como si de una ola de estadio de fútbol se tratara, una excelente experiencia en donde metaleros del mundo conviven y comparten su pasión por la música. Razón por la cual tres amigos que viven distantes se encuentran por lo menos una vez al año en un país ajeno. Un abrazo a ambos.

Escrito por FUShoots. Edición de texto por Lastmario.

Otros Hellfest a los que hemos ido:

Hellfest 2014 / 20-22 Junio 2014

Así fue el Hellfest 2015.

Les presentamos el Hellfest 2018.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *