Mompox

Santa Cruz de Mompox, o simplemente Mompox (Mompós) desde la guerra de independencia con España, es una ciudad del departamento de Bolívar (Colombia) fundada en 1.537 –apenas cuatro años después de Cartagena- en la margen occidental de uno de los brazos del río Magdalena y sobre la llamada Depresión Momposina en la frontera con el departamento de Magdalena. Lleva ese nombre así en honor al Cacique Mompoj de los indios Malibú y es considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1995.

Una Rica Historia

Al estar ubicada en un enclave estratégico durante la época de la Colonia, Mompox tuvo gran importancia política y económica alcanzó su clímax en los años de lucha independentista siendo el primer pueblo de la Nueva Granada en proclamar la independencia de España y aportar los “400 momposinos”, quienes junto a refuerzos venezolanos, emprendieron la Campaña Admirable junto a Simón Bolívar.

Los elementos geográficos y su historia han convertido hoy en día a Mompox en un importante destino turístico colombiano. Su centro es una verdadera joya arquitectónica de la época colonial de Colombia y aún se conserva el arte de la orfebrería. Es particularmente popular por dos eventos que se suceden anualmente: la Semana Santa, por la presencia de sus iglesias, y el Festival de Jazz de Mompox.

Sobre el clima.

Mompox es un sitio caluroso y húmedo; está unos pocos metros sobre el nivel del mar en plena Depresión Momposina y al borde de uno de los brazos del río Magdalena, por lo tanto pasear durante el día por sus calles puede ser una experiencia desagradable si no se toman las medidas pertinentes. Ropa fresca, protector solar e hidratación son necesarias.

Cómo llegar y salir.

A Mompox se puede llegar navegando el río Magdalena, por avión a su aeropuerto (muy concurrido durante la Semana Santa y el Festival de Jazz) o en auto, en donde tenemos dos opciones: usando un ferry desde Magangué, relativamente cerca de Sincelejo, Carmen de Bolívar y Cartagena (Se está construyendo un puente que permitirá poder prescindir del bote) o sólo carretera, tomando un desvío de la Ruta Nacional 45 hacia la 78. Como fuimos en auto desde Barranquilla, quisimos hacer la experiencia completa: fuimos siempre en carretera y regresamos con ayuda del ferry. Así hicimos el recorrido Barranquilla-Ciénaga-Bosconia-El Banco de ida, atravesando el pie de monte occidental de la Sierra Nevada de Santa Marta hasta entrar en la Depresión Momposina, y Cicuco-Magangué-El Carmen de Bolívar-Cartagena-Barranquilla de venida, cada ruta con sus pros y contras. En la ida encontramos algunos tramos de carretera bastante deteriorados, especialmente en el Cesar, , pero había gasolina económica y se puede apreciar la interesante geografía de la zona. De regreso perdimos el ferry por unos minutos y nos tocó esperar el siguiente en un sitio no particularmente agradable, pero valió la pena para vivir esa experiencia y más tarde pudimos pasar por Cartagena.

¿En dónde dormir y comer?

En Mompox hay una plétora de posadas para todos los presupuestos. Nos quedamos en una relativamente sencilla pero cómoda: el Hotel Jardines Evans. La habitación incluye un buen desayuno y la ubicación es excelente. Sin embargo, no descartaría probar con una posada que tenga pensión completa ya que la oferta gastronómica del pueblo es bastante limitada para los paladares más exigentes.

La única comida relativamente memorable la tuvimos apenas llegando, con un almuerzo tardío, en Ambrosía Restaurante. Pidan la carne, es lo mejor del menú. Después de eso nada que podamos recomendar, incluyendo algunos sitios con buenas reseñas en donde comimos pescado mal cocido o en otros donde nos sirvieron el plato equivocado, en fin, no esperen gran cosa. Por otra parte, tuvimos la oportunidad de tomar un rico café a la orilla del río en un agradable lugar llamado Sol de Agua.

¿Qué hacer?

El centro del pueblo debe ser paseado a pie, incluso en diferentes horas, para disfrutar de sus iglesias, capillas, escuelas, colegios universitarios, esculturas y plazas en las diferentes facetas que provee cada momento del día.

Durante la mañana deberían caminar por la carrera 1 y alrededores. Allí podrán apreciar el Muelle Turístico y la escultura Filigrana en Sí Bemol –en honor al Festival de Jazz de Mompox-, la Plaza de la Libertad, la Plaza del Moral, el Parque de la Inmaculada Concepción, el Parque de Bolívar, la Piedra de Bolívar, la Albarrada de Choperena Mompox, la Plaza Santa Bárbara y llegar hasta el Parque Santander. El Cementerio de Mompox es otro sitio interesante para visitar, allí podrán ver la capilla y las bonitas tumbas de algunos momposinos ilustres como el poeta Candelario Obeso.

Otro paseo que deberían efectuar es el de las iglesias. En el recorrido mencionado visitamos algunas y después completamos las siete como demanda la tradición católica de Jueves Santo. Estas son las seis iglesias de Mompox: San Juan de Dios, San Francisco de Asís, María Inmaculada, Santa Bárbara, Santísimo Cristo Milagroso y Santo Domingo, siendo la séptima para nosotros la capilla del cementerio.

Al mediodía almuercen y descansen para reponer energías y esconderse un poco del inclemente sol.

Para la tarde hay dos paseos en bote disponibles dignos de ser disfrutados. El primer día fuimos a navegar por el Magdalena mientras un guía nos hablaba sobre el río y el pueblo. Una refrescante cerveza amenizaba el momento. Aprovechen para tomar unas buenas fotos del espectacular atardecer que les espera.

En la siguiente tarde tuvimos un recorrido más interesante, ya que la embarcación se dirigió a la Ciénaga de Pijiño. Las ciénagas son unos de los principales elementos de la Depresión Momposina junto a los caños en donde nos esperaba una interesante variedad de fauna, destacando los peces, aves e iguanas. Al llegar a la ciénaga se invita a quien lo desee a darse un chapuzón en sus aguas o simplemente disfrutar el paisaje. Me gusta pescar y el sitio es excelente para ello, tal vez en otra oportunidad.

Para la noche pueden volver a pasar por algunos sitios ya conocidos como la Plaza del Moral: allí aparecen cronistas y cuentacuentos del pueblo. La Plaza de la Libertad se ve muy bonita en horas nocturnas . El Parque de la Inmaculada Concepción es en donde se concentra la vidilla nocturna del pueblo con restaurantes, tiendas de artesanía dentro de la Escuela Taller Mompox, la iglesia y la plaza. Incluso, hacia el otro extremo del pueblo, hay una llamada Casa del Diablo, un sitio en donde supuestamente espantan pero que de verdad no tiene nada de especial.

Mompox se destaca por su orfebrería: su especialidad es la filigrana, una especie de encaje hecho con hilos de oro o plata. Les recomiendo que caminen por los rincones del pueblo en donde encontrarán talleres familiares que venden a muy buenos precios y así se llevarán un recuerdo de este interesante y pintoresco lugar de Colombia.

Esto es todo por ahora, amigos. Ante cualquier duda no titubeen en escribirme.

Escrito por FUShoots. Edición de texto por Lastmario.

Aquí te dejo más destinos en Colombia:

Aventura en la Alta Guajira Colombiana

Conociendo Cartagena de Indias, Colombia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *